Saltar la navegación

Creamos y recreamos

Relatos románticos, relatos realistas …

Estamos llegando al final de este recorrido por el siglo XIX. A lo largo de estas semanas nos hemos acercado a los escritores y escritoras de este siglo, hemos leído algunas de sus producciones, las hemos analizado y comentado, hemos conocido las incidencias más importantes de un siglo lleno de acontecimientos sociales, políticos, culturales, artísticos… en definitiva, sabemos mucho más y podemos entender mejor su manera de entender la literatura.

Bru-nO. Pluma (CC BY-SA)

Pero, nos falta todavía introducirnos en su piel y escribir a su manera, en nuestro caso relatos breves, románticos o realistas. Estos relatos  también formarán parte de las producciones que vamos a dejar en la cápsula del tiempo como testimonio vivo de nuestra manera de entender el siglo XIX desde el siglo en el que ahora vivimos.

Por ello, nuestro nuevo reto va a ser convertirnos en escritores y escritoras

¡Es nuestro turno!

Antes de comenzar, revisemos bien estos objetivos. ¿Tenemos claro que significa cada uno? Al acabar la tarea debemos pensar si los hemos conseguido y qué dificultades hemos encontrado.

Además de utilizar otras herramientas de evaluación para valorar el trabajo realizado, nuestra tarea será evaluada de acuerdo con esta rúbrica de evaluación del relato (descargar documento en formato editable odt y en pdf). 

Al finalizar esta tarea debemos ser capaces de:

  • Planificar los elementos básicos de los textos narrativos
  • Crear textos literarios narrativos de estilo romántico o realista
  • Utilizar y respetar las características de este tipo de relatos
  • Compartir con la comunidad educativa el trabajo realizado

Tiempo de inspiración

Llega la hora de empezar a crear tu relato, puede que ya tengas pensado el tema, los personajes, los ambientes… en ese caso, adelante… ¡ A escribir!

Pero si todavía no tienes claro por dónde empezar, aquí tienes algunas ideas:

Charlotte. Libro (CC BY-SA)

El primer paso es pensar si vas a crear un relato romántico o realista.

A continuación, y por si te sirve de ayuda, repasa la lista de aspectos que debes tener en cuenta:

  • Piensa en lo que quieres contar y qué impresión, qué reacción quieres provocar en el lector. Céntrate en los detalles importantes, un relato breve debe condensar, buscar el impacto, ser interesante y no perderse en los detalles sin importancia.
  • Planifica la duración de la acción (unas horas, un día, tres…)
  • Procura utilizar el mismo narrador (primera persona, tercera…) Como ya has leído relatos de autores de la época, ya sabes cuál es el estilo característico de cada movimiento.
  • Planifica los escenarios, los lugares en los que transcurre la acción; la ambientación del relato es muy importante.
  • Piensa en los personajes, sus rasgos y características. En un relato corto dos, tres personajes es suficiente.
  • Mantén una estructura de introducción, nudo y desenlace.
  • Elige un principio que atraiga al lector, es fundamental.

Algunas sugerencias

Una parte importante en todos los relatos, sean del tipo que sean, es el relacionado con el ambiente, con la atmósfera en la que se desarrollan. Seguramente ya habéis pensado en ello pero, por si os sirve de inspiración, vamos a ver una galería de cuadros pintados por autores del S.XIX (tanto románticos como realistas)  que han plasmando diferentes momentos de la realidad en la que les tocó vivir, de los personajes con los que se relacionaban... pero también han recreado ambientes y personajes fantásticos, de ensoñación. 

Cada cuadro es una historia. Al contemplarlos, nos hacemos preguntas, qué intenta reflejar esa pintura, qué mundo quiere evocar, qué  dice el personaje o los personajes, en qué estarían pensando... Seguro que van surgiendo respuestas que serán de ayuda al recrear vuestro relato.

CUADROS REALISTAS

Cuadros románticos

Y si necesitas alguna idea más...

Unas cuantas frases que pueden servir de ayuda:

Para comenzar el relato:

  • Una espesa niebla impedía seguir avanzando, solo el graznido de las aves nocturnas turbaba de vez en cuando el silencio de muerte de aquel lugar…
  • Movió la cabeza con lentitud y en su rostro solo se distinguía un atisbo de tristeza. Juana, la molinera, mujer avara y codiciosa debía decidir…
  • El joven tomó la copa y, poniéndose en pie y alzándola en alto, frente a la estatua de doña Elvira dijo: ¡Brindo por la mujer que se desvaneció de mi vida, brindo por la sonrisa que perturbó mi alma!...
  • La mujer del 32 tosía, era una tos resignada, tímida. No se quejaba. La puerta estaba abierta así que decidí entrar. En la habitación solo un jergón estrecho y una mesa vieja con lo que parecían las sobras de una cena triste y ligera.

Y sobre los personajes…

  • Doña Berta, 65 años, costurera, no tiene hijos y su vida transcurre sin momentos de felicidad, tan solo algunos pequeños destellos en los que se refugia cuando la soledad se hace demasiado pesada.

 

  • Catalina, hermosa e inteligente, su acomodado porvenir se ve nublado por la incapacidad de mostrar sentimientos. Su mirada, melancólica y perturbadora a la vez, produce efectos embriagadores ante los oficiales que acuden a las fiestas que se organizan en su ciudad.

 

  • Alonso, joven e impulsivo. Su padre, hombre bueno e indulgente, le concede todos los caprichos. Aficionado al juego y a los amoríos rápidos. Conoce a Teresa quien le nubla el sentido.

 

  • Aquiles, lleno de canas y arrugas, aborrece su oficio, pasante de oficina, al que acude a diario. Se siente ninguneado por sus superiores y frustrado por una vida gris. Le faltan dos meses para jubilarse con una pensión con la que difícilmente va a poder subsistir.  

Ahora es tu turno

Duración:
3 sesiones
Agrupamiento:
Individual

La dificultad de la escritura no es escribir, sino escribir lo que queremos decir

Robert Louis Stevenson
Pedro_Wroclaw . Esfera (CC BY-SA)

Es el momento de ponerse a escribir. Busca un lugar apropiado, haz uso de las notas que has ido recogiendo, sumérgete en el ambiente. Ponte en la piel de tus personajes... Por si te sirve de ayuda, aquí tienes una hoja  de ayuda para  planificar algunos apartados de tu narración. (descargar documento en formato editable odt y en pdf).

Y cuando hayas terminado el relato, utiliza la plantilla de comprobación de los aspectos que has debido tener en cuenta por si tienes que modificar algo (descargar documento en formato editable odt y en pdf). 

Además se puede pedir colaboración para que nos hagan propuestas de mejora, con esta plantilla quizás sea más fácil (descargar documento en formato editable odt y en pdf). 

Pensar para aprender: completo el semáforo de mi aprendizaje

Para aprender es importante pensar sobre lo hecho. Al acabar cada secuencia de aprendizaje es importante aclarar qué emociones o sensaciones nos ha despertado, qué dificultades hemos encontrado, qué hemos aprendido, qué podemos cambiar... Por ello, antes de empezar otra secuencia del proyecto, terminaremos haciendo una reflexión sobre lo trabajado en los últimos días.

Semáforo
Silux32. Semáforo (Dominio público)
Vamos a utilizar la cuarta versión del  “Semáforo de de mi aprendizaje”. Utilizaremos la plantilla (descargar documento en formato editable  odt  en pdf) que hemos preparado para anotar los resultados de nuestra reflexión de manera individual, y la guardaremos, con nuestro nombre,  en el apartado individual del portafolio de grupo. Esta reflexión debe servir para:
  • Aclarar los puntos fuertes de nuestro trabajo
  • Resolver las dudas sobre nuestro trabajo
  • Reconocer los elementos que han resultado más complicados