Saltar la navegación

¡Toca madera!

¿Qué perfil hemos obtenido de los alumnos y alumnas de segundo? ¿Qué actividades les gustan? ¿Qué comportamientos están cercanos o se alejan de la cooperación? ¿Será difícil llegar a sus intereses?

Hemos entrado en la fase en que tenemos que organizar nuestra campaña. Los datos que hemos recabado en el apartado anterior, ¡Sin Sala Bim, a empatizar!, nos servirán para preparar el diseño de los productos elegidos para la campaña y las actividades de difusión de la misma.

Ahora vamos a informarnos y aprender acerca de aquello que queremos transmitir con nuestra campaña publicitaria. Como nuestro objetivo es difundir el trabajo cooperativo, aprenderemos en qué consiste.

Tocar madera cada vez que se expresa un deseo, hará que éste se cumpla. Así que ¡Toca madera!

¡Se busca texto!

Nuestra campaña se va a centrar en impulsar el trabajo cooperativo.Los elementos del cooperativo que utilizaremos en la campaña dependerán de las conclusiones obtenidas en el apartado ¡Sin Sala Bim, a empatizar!

Vamos a trabajar por grupos para completar una tabla comparativa para definir adecuadamente los aspectos que más nos interesan de la cooperación. Cada grupo va a plantearse cuáles son los aspectos fáciles y cuáles los aspectos difíciles del trabajo cooperativo. Es importante que quede claro qué es y qué no es cooperar. 

En primer lugar completaremos por equipos la siguiente plantilla (odt y pdf) bien utilizando las propuestas dadas bien aportando las nuestras. 

Después, con las conclusiones de todos los equipos, elaboraremos un mapa de los elementos que en nuestra opinión forman parte del trabajo cooperativo

mapa de la cooperación
Cedec. Mapa de la cooperación (CC BY-SA)

En cada hoja de la plantilla (odp y pdf), cuya imagen tenemos arriba, escribiremos una característica de la cooperación, según lo que hemos obtenido en la tabla comparativa. Si necesitamos más hojas, podemos editar el documento, copiar una de las que aparecen y pegarla en un espacio libre del mismo. También podemos borrar las que no necesitemos.

Al finalizar este análisis podemos comparar el mapa de nuestra colaboración con la información contenida en esta presentación  (odp y pdf) de los componentes del aprendizaje cooperativo.

Imágenes que cuentan

¿Hay correspondencia entre nuestras conclusiones y la información que hemos leído sobre los elementos del aprendizaje cooperativo? Tal vez no coincidan al cien por cien pero es casi seguro que habremos obtenido tres o cuatro elementos fundamentales.

En la siguiente propuesta de trabajo analizaremos seis imágenes en las que aparecen situaciones asociadas al trabajo en equipo. En todas ellas aparecen personajes con un claro objetivo y con diferentes actitudes y resultados.

Cada equipo las analizará siguiendo estos pasos: primero realizaremos una breve descripción de la situación representada en cada imagen. Después pensaremos cuáles son los objetivos de los personajes, si los consiguen o no y cuáles pueden ser las razones. Por último, haremos una correspondencia entre las imágenes y los componentes del aprendizaje cooperativo. 

Podemos descargar la plantilla ¿Cooperan o no cooperan? (odt y pdf). ¡Adelante!

Una vez que hemos identificado las características del aprendizaje cooperativo es importante elegir alguno de sus elementos para centrar en él la campaña. 

De cuatro a dos

Seguramente hemos conseguido un listado de conductas que han de darse en un grupo para que podamos decir que  sus miembros cooperan. También habremos pensado que algunas nos parecen más relevantes que otras.

En este apartado vamos a elegir dos de esas conductas para centrar en ellas el diseño de la campaña.

De cuatro a dos
Cedec. De cuatro a dos (CC BY-SA)

El trébol de cuatro hojas se identifica con situaciones de buena suerte. ¡Seguro que deseamos que las palabras que aparecen en el trébol de la imagen se hagan realidad!

Compartir con otros, confiar, escuchar y comunicar de manera recíproca son cuatro habilidades fundamentales para aprender y para sentirse a gusto en la escuela. Quizá, de entre ellas, confiar en tu equipo y saber compartir la tarea, los conocimientos, las reflexiones... son clave para que exista aprendizaje cooperativo.

Vamos a realizar dos actividades en las que pondremos a prueba nuestra capacidad para confiar, para brindar nuestra ayuda y para compartir el trabajo con nuestros compañeros y compañeras.

CONFIAMOS: el submarino

En este juego vamos a convertirnos en submarinos humanos. Necesitaremos estar en un aula sin obstáculos, como el gimnasio del centro o el patio. Cada equipo (no más de cuatro o cinco miembros) formará un submarino situándose en fila y reposando las manos en los hombros de la persona que tiene delante. Quien se sitúa al final será el periscopio y responsable de conducir el submarino. Los demás se tendrán que mover con los ojos cerrados o tapados con un pañuelo, confiando en las indicaciones de su guía.

Tenemos entonces cuatro o cinco submarinos moviéndose por el espacio elegido. ¿Cómo sabremos la dirección que debemos tomar para no chocar unos con otros? Nuestro/a guía irá indicándonos con diferentes toques la dirección a seguir y también cuándo parar para no chocarnos con algún obstáculo y/o submarino. Estos mensajes los transmitirá a quien tiene justo delante y éste, a su vez, al siguiente de manera que llegue a todas y cada una de los integrantes del submarino. Estas serán las consignas:

  • Si toca los hombros de la persona que está delante con las dos manos a la vez, el submarino avanza de frente.
  • Si toca sólo con la mano derecha, el submarino gira a la derecha.
  • Si toca sólo con la mano izquierda, girará a la izquierda.
  • Si sujeta firmemente con las dos manos los hombros de la persona que está delante, el submarino habrá de pararse.

Después de un minuto, el que va en primera posición cambiará su puesto con el conductor/periscopio y realizará las labores de guía. Así hasta que todos y todas hayamos sido pericospio/guía. En este vídeo podemos ver el juego.

Reflexionamos

Todos los miembros del grupo sabemos que la colaboración es lo más importante, ya que sin ella este juego y otras muchas actividades de la vida cotidiana serían imposibles de realizar.

  • ¿Qué rol es el que más nos ha gustado desempeñar? ¿Por qué?
  • ¿Ha sido difícil seguir las indicaciones dadas? ¿Y guiar al grupo?
  • ¿Hemos sentido en algún momento desconfianza o miedo? ¿Cuándo?
  • ¿Qué sensaciones hemos tenido al ir a ciegas: desconfianza, miedo, seguridad, compañía, soledad...?
  • ¿Qué hemos hecho o pensado para superar las sensaciones negativas?
  • ¿Hemos relacionado esta experiencia con alguna situación vivida o conocida?
  • ¿Qué conclusiones podemos sacar de esta experiencia?

COMPARTIMOS: Las palabras

En este juego nos distribuiremos por equipos y formaremos letras uniendo nuestros cuerpos. Dentro de cada equipo unos seremos los que tumbado/as en el suelo formaremos la letra que ha correspondido al grupo y otros/as los que daremos las indicaciones para su realización. Posteriormente, lo/as responsables de todos los grupos se coordinarán para formar una palabra con todas las letras.

Haremos dos tandas y crearemos las palabras COOPERAR y AYUDAR. En cada tanda, cambiaremos los roles, para que probemos a organizar y a realizar. Cada vez que se complete una palabra, haremos una foto de la palabra formada para posteriormente colocarla en un lugar visible del aula.

Reflexionamos

Todos los miembros del grupo sabemos que la colaboración es lo más importante, ya que sin ella este juego y otras muchas actividades de la vida cotidiana serían imposibles de realizar.

Al finalizar nos sentaremos formando un círculo y conversaremos sobre estas cuestiones:

  • ¿Qué hemos aprendido en cuanto a la construcción de las palabras?
  • ¿Ha sido fácil componer las letras con el cuerpo? ¿Y las palabras?
  • ¿Cómo nos hemos organizado y qué criterios hemos seguido para su realización?
  • ¿Hemos tenido oportunidad de participar todos y todas en la construcción de la palabra? ¿Podemos decir que, aunque las funciones hayan podido ser diferentes, el nivel de participación ha sido equitativo?
  • ¿Consideras que tus opiniones han sido tenidas en cuenta?

Para saber más

En este tablero Tiene truco ¡Aprendizaje cooperativo! podemos acceder a información sobre el aprendizaje cooperativo. Algunos pines se refieren al reparto de tareas entre los miembros de un equipo cooperativo. Otros hacen referencia a las normas para trabajar en equipo. También hay un vídeo para la reflexión.

Dos minutos para pensar

Es momento para revisar lo que hemos hecho y tomar conciencia de lo que hemos aprendido. También para analizar los problemas que hemos tenido que resolver. 

Hacemos una nueva entrada en nuestro Diario de reflexiones con el título de este apartado: ¡Toca madera!

Podremos escribirlo en nuestro cuaderno de clase, en un documento de Google Drive o un documento de texto que guardaremos en nuestro ordenador.

En el botón Guía de reflexión tenemos algunas orientaciones para la segunda entrada del Diario.